Esta casa es un cielo, si lo puede haber en la tierra, para quien se contenta de contentar a sólo Dios y no hace caso de contento propio (C 13, 7)

Carmelitas Descalzas de Albacete